Skip to content

Museo Karura Art Centre (MKAC)

Museo Karura Art Centre's WordPress

MUSEO KARURA ART CENTRE

(MKAC)

“AIRES DA MIÑA TERRA”

Cartel de la exposición del artista gallego.


“Aires da miña terra”, poemario del poeta español Manuel Curros Enríquez, (1851-1908), puede servir perfectamente de carta de presentación de la exposición del pintor gallego Xosé Luis Otero que, bajo el mismo nombre, podeis ver el MUSEO KARURA ART CENTRE a partir del día 29 de enero.

La exposición “AIRES DA MIÑA TERRA”, de la misma forma que el poemario citado, presenta obras de carácter intimista realizadas en diferentes momentos y desde las experiencias vitales de este artista gallego que expone por primera vez en el MUSEO KARURA ART CENTRE, (MKAC).

De todos los temas que Xosé Luis Otero ha plasmado en sus lienzos a lo largo de su vida, se han elegido dos: el agua y la tierra; elementos esenciales en la vida del ser humano y mucho más en la de cualquier persona que haya interiorizado el alma de Galicia, (España), para otra ocasión quedan otras temáticas con las que Xosé Luis  Otero juega a su antojo a través de sus pinceles y lienzo.

La exposición está ubicada en las salas Goya, van Gogh y Rubens del museo.

CRÍTICA

“Con la paciencia infinita de un taxidermista del aire, Xosé Luis Otero Becerra (Nocelo, Ourense, 1964) atrapa un instante concreto y lo convierte ya para siempre en un lugar.

Una extraña mezcla del asombro que despierta la rotunda belleza de las formas creadas y el desasosiego -sin duda también emocionante- de no ver en estos cuadros rastro alguno de figura humana, jalona la última obra de Otero, que finalmente supone un recorrido por una especie de atlas de la soledad donde uno termina por convertirse en impenitente descubridor de lugares únicos, sólo explorados hasta el momento por el talento creativo del artista pero que le resultan familiares. Salta a la vista que en esa tierra elegida e imaginada por Otero abundan los grises, los marrones y los ocres, que en la historia del arte nos han remitido siempre a la nostalgia y que en un gallego, donde la morriña supone el sexto sentido, remata siempre en una cierta melancolía.” (Álvaro Martínez, periodista).

TÉCNICA

Según Álvaro Martinez, “la técnica de Xosé Luis Otero nos remite, sin embargo, a un gesto pictórico vibrante, a veces casi violento, donde el vigoroso empastado de su trazo desemboca en una mezcla del impresionismo de Monet y el postimpresionismo de Van Gohg. Caza mayor, por tanto, en cuanto al uso de los pinceles. Los árboles, en el caso de Otero, sí dejan ver el bosque. Aunque no siempre. En algunas piezas, el concepto figurativo de su obra muta hasta una abstracción en las formas, que se van difuminando como si las hubiesen sometido a una ampliación brutal, como si acercáramos una rosa o una roca a dos milímetros del ojo.”

ANÁLISIS

La obra de Xosé Luis Otero es la obra de un paisajista de enorme talento, de un paisajista muy cuajado que nos invita a cierta reflexión sobre lo que le puede estar bullendo al artista en la cabeza.

Melancólico Otero sí, pero con brío en la respuesta pictórica y con una paleta que sólo parece vedada al rojo, color reservado a las pasiones, y no tanto a los paseantes que transiten por este atlas de la soledad que nos dibuja Xosé Luis Otero y donde al mirar esos cuadros aparece siempre un lugar donde a uno ya le parece haber estado.

COMENTARIO ARTÍSTICO

LA OBRA PAISAJÍSTICA DE XOSÉ LUIS OTERO

“Paisajes al óleo, impresionistas y realizados a espátula con movimientos rápidos de barrido, generalmente unidireccionales de caligrafía gestual, fresca y veloz. Cuadros muy matéricos, permitiendo que el libre movimiento de la espátula, deslizante y sin obstáculos, confiera a la obra gran sensación de movimiento, facilidad y agilidad de ejecución, casi suicida, como realizada en una sola sesión, fresca, febril y cargada de inspiración y magia desbordante (de cerca nada, de lejos todo).

Su visión de la naturaleza es abierta y ante todo plástica, sus paisajes de sencillo contenido temático y liberados de toda anécdota, son solamente pretextos para su particularísima aventura estética y plástica. El pintor pinta conceptos no cosas, primando la ejecución sobre el tema que solo le sirve de soporte.

Su pintura presenta un panorama cromático de armonías por analogía. Cualquier posible contraste solo actúa a modo de acento enriquecedor. Cada cuadro tiene su ambiente tonal responsable de su carácter atmosférico que el pintor cuida mucho de mantener en cada paisaje con una paleta de riquísimos colores neutralizados que dan como resultado bellísimas armonías e inquietantes efectos atmosféricos.

Su obra es serena en color, pero espectacular y mágica en su ejecución. El pintor sugiere el cuadro y el espectador lo completa en mutua complicidad. Pintar sin pintar o lo que es lo mismo hacer tanto con tan poco. Sus paisajes de cerca resultan sorprendentes y emocionantes, de lejos bellísimos y magníficos.” (Santiago Montes Areas, pintor).

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

A %d blogueros les gusta esto: