Skip to content

Museo Karura Art Centre (MKAC)

Museo Karura Art Centre's WordPress

I CUMBRE DE ARTE LATINOAMERICANA DEL MUSEO KARURA ART CENTRE


“COMPARTIENDO ARTE”

PRESENTACIÓN


Título: “I CUMBRE DE ARTE LATINOAMERICANA DEL MUSEO KARURA ART CENTRE”

Conferenciante: Diretora del Museo

Fecha: 23,30 h.

Hora: 12 de octubre de 2009

Lugar: Salón Alegret, (MUSEO KARURA ART CENTRE)

“Cuando el 22 de abril de este año, 2009, mi primer e-mail salió de mi ordenador rumbo a América, en concreto con destino a Perú, yo no era muy consciente de lo que se me avecinaba, de las horas y horas que estaría tras la pantalla enviando e-mails, recibiéndolos y contestándolos; elaborando listados; consultando libros y páginas sobre arte latinoamericano; seleccionando artistas y obras de arte…

Es verdad que en mi cabeza y sobre el papel, esta exposición estaba muy programada y estructurada; tenía muy claro qué quería hacer, cómo y por qué antes de enviar ese primer e-mail. Sin embargo, y aunque imagino que esa programación anterior me facilitó la tarea y disminuyó en algo mi esfuerzo, a medida que comenzaba a contactar con artistas me fui dando verdaderamente cuenta del terreno que comenzaba a pisar y de que el camino sería, cuando menos, muy, muy laborioso antes de lograr reunir los permisos y las obras de 44 artistas.

Cartel de la exposición, “Compartiendo Arte”, realizado por el pintor español Xavier Magahlaes.

Como siempre que se emprende una empresa de este tipo, tuve momentos bajos y de desánimo y, por suerte, los remonté.

En esta ocasión tengo muy claro el motor que me impidió abandonar esta empresa: no faltar a mi palabra dada a aquellos primeros artistas que confiaron en mi y, sobre todo, que pusieron en mis manos no ya un material muy importante para ellos sino también un material tan sensible e íntimo como son sus obras y que, en definitiva, eran las que portaban sus emociones, sentimientos y sensibilidades.

La I CUMBRE DE ARTE LATINOAMERICANO del Museo Karura Art Centre es hoy una realidad que ha sido posible, no lo voy a negar, a mi esfuerzo y a mi pasión por el arte, pero “Compartiendo Arte” sólo ha sido posible gracias a la generosidad de los 44 artistas que han decidido confiar en mi y “utilizarme” como vehículo entre ellos y todos vosotros.

“Gracias por iniciar esta “aventura de arte”;  personas como usted hacen posible que yo siga pintando”, me escribió unos de los artistas que participa en esta exposición en el segundo e-mail que me envió.

¿Tras una frase así quién es capaz de frenarse y no seguir adelante por muchas trabas que se encuentre en el camino? Decididamente, yo no soy capaz de paralizarme.

Y yo ahora le respondo ahora a George Wirth:

Gracias a todos y cada uno de los 44 artistas que habeis decidido participar en esta exposición; gracias por creer y confiar en una desconocida de la que sólo conocíais su trabajo mostrado en Internet; gracias por darme la responsabilidad de cuidar y mimar vuestras obras sin ponerme ningún tipo de condición; gracias, en definitiva, por compartir obras y sentimientos conmigo.

Gracias, también, a los distintos Ministerios de Cultura, asociaciones de artistas, consulados, embajadas y demás organismos oficiales, públicos y privados, que atendieron con exquisita cortesía y amabilidad mis consultas y requerimientos y a aquellos que, habiéndose enterado de la preparación de esta exposición sobre arte latinoamericano, se interesaron por ella de diferentes maneras.

También quiero dar las gracias a aquellos artistas que declinaron, con infinita amabilidad, mi invitación a participar en esta “I CUMBRE LATINOAMERICANA DE ARTE”, fuera por el motivo que fuera. Quisiera hacerles llegar a todos ellos mi más absoluta comprensión: les entiendo y comprendo, perfectamente; no es nada difícil para mi hacerlo.

Una desconocida empeñada en reunir en una misma exposición a decenas de artistas que representaran a toda Latinoamérica y a España; una desconocida que tenía ese loco proyecto… desde el otro lado del Atlántico; una desconocida con la que tan sólo iban a cruzar unos cuantos e-mails, etc… Todo ello son datos suficientes para pensar que tal desconocida no está en pleno uso de sus facultades mentales y que sus neuronas no están a pleno rendimiento…o simplemente carece de ellas.

Todos ellos quedan invitados a visitar la exposición y, por supuesto, a participar en la “II Cumbre Latinoamericana de Arte” que, si procede, se organizará en el Museo Karura Art Centre en una próxima ocasión.

También quiero agradecer, sin ningún tipo de acritud por mi parte, el esfuerzo que algunas personas hicieron para poner trabas e impedimentos para que mi objetivo no se cumpliera y esta cumbre no se llevara a cabo. A ellas darles las gracias porque, ese esfuerzo suyo y las energías invertidas en él, consiguieron que mi esfuerzo y mis energías se triplicasen.

Todas ellas, también, quedan automáticamente invitadas a participar de las actividades que se organizan en el MKAC, a colaborar en ellas, a proponer otras nuevas y, evidentemente, a formar parte de esa II Cumbre anteriormente mencionada y otros proyectos que sin duda serán más interesantes e importantes si todos arrimamos el hombro y establecemos lazos de colaboración y unión.

Gracias a todas las personas que estais tras los avatares y que siempre apoyais todas las actividades que se programan en el MKAC y gracias, de antemano, porque sé sin duda alguna que esta también la apoyareis; pero, sobre todo, gracias porque, aunque no sé si sois conscientes de ello, con ese apoyo siempre me “exigiis” más y eso origina que yo busque nuevas fórmulas, nuevas metas y nuevos proyectos que ofreceros y que avance en vez de anquilosarme y conformarme.

Gracias, como siempre, a Francisco Holgado por su apoyo a lo largo de todos estos meses de preparación de la exposición; por escuchar mis “quejas”, por sobrellevar mis momentos de desánimo y por compartir mis momentos eufóricos y llenos de alegría; en definitiva, gracias “por estar siempre ahí”

Se me ocurren muchas cosas, algunas de ellas increíbles, que contaros sobre la preparación de esta exposición pero para eso estarán los tablones de información en el MKAC, los avisos internos a los grupos, los foros en donde podeis ir viendo los “entresijos” de todos estos siete meses y actividades que se realizarán sobre esta exposición.

Sólo una puntualización más antes de pasarle la palabra a WM Schumann.

Me gustaría que tuvierais en cuenta que, aunque yo haya logrado reunirlos en esta exposición “Compartiendo Arte”, los verdaderos artífices de ella son: Xavier Magalhaes, (como autor del cartel de la exposición “Compartiendo Arte”), Juan Aguilar Díaz, Emilia Amaral, Gerardo Apud, Tom Araya, Orlando Arias Morales, Marco Caamaño, Orlando Castro Ortiz, Luís Germán Cajiga, Yankel Dickerman, Iván Fernández Dávila, Eduardo Guevara Ojeda, Vivian Ivet Hernández Ruiz, Nicolás Herrera, Carmen Holgueras, Óscar Flores Guerrero, María La Placa, Armando Lara Hidalgo, Mauricio Linares, Aristides Lira González, Jean Robert LUXAMA, Mario René Madrigal Arcia, Mauricio Mayorga, Mariela Montes, Eduardo Naranjo, Mercedes Naveiro, Renzo Núñez-Melgar Vega, Adolfo Payés, Iris Pérez, Juan José Rodríguez, Juan Carlos Ruiz Soto, Mario A. V. Sánchez Martínez, Orlando Salero Morillo, Gabriel Sencial, Osvaldina Servian de Bulnes, Alejandro Silveira Bruno, Herminio Souza, Rodolfo Stanley, Miguel Tió, Pablo Tobar Henry, Félix Toranzos, José Alejandro Vargas, George Wirth, Manuel Zardain.

A todos ellos mil millones de gracias por compartir su Arte con todos nosotros.

Y ahora, tiene la palabra WM Schumann.”

CONFERENCIA.

Título: “Compartiendo Arte”

Conferenciante: WM Schumann

Fecha: 12 de octubre de 2009

Hora: 23,30 h.

Lugar: Salón Alegret, (MUSEO KARURA ART CENTRE)


“Hace apenas unas semanas en otro lugar de aquí, de Second Life, se planteó un interesante debate sobre si las relaciones personales que se establecen por este medio se pueden considerar reales, sin adjetivo, o si por el contrario constituyen realidades virtuales. Simulacros, en definitiva.

El debate registró aportaciones para todos los gustos y en todos los sentidos, pues al fin y al cabo el tema presenta muchísimos matices y variables.

Sin embargo me parece incontestable que cuando las relaciones que se establecen aquí se basan en la sinceridad, la conexión entre la vida real y la segunda vida, entre el mundo real y Second Life, entre las personas de carne y hueso y los avatares, resulta directa y transparente. Entonces la barrera que separa ambos mundos se levanta y el mundo virtual deja de constituir una mera evasión, una fantasía, para convertirse en un recurso muy potente para la dinamización, el enriquecimiento y la expansión de nuestras realidades y nuestras identidades.

Creo que estas breves consideraciones introductorias encuentran plena justificación si las aplicamos al Museo Karura Art Centre, a sus múltiples actividades y muy en particular a esta primera cumbre de arte latinoamericano que hoy se inaugura.

El MKAC es un museo virtual que se propone potenciar la presencia del arte en y a través de Second Life. Su campo de actuación es, por tanto, el Second Life, aunque trabaja con una materia prima que procede del mundo exterior, del otro lado de la pantalla. De las personas que manejan los avatares. Me refiero a la creatividad, plasmada en eso tan inaprensible que llamamos arte.

De este modo el MKAC actúa como lugar de encuentro de ambos mundos, el real y el virtual, el topos y la utopía y, tal como decíamos al principio, en un lugar que a pesar de su naturaleza virtual contribuye muy pero que muy positivamente al enriquecimiento del mundo del arte y de la cultura, abriéndole nuevos campos de expansión, descubriéndole nuevos territorios.

A lo largo de sus trece meses de existencia el MKAC nos ha proporcionado abundantes estímulos y hemos asistido no sólo a su consolidación si no también a su progresión, impulsada por la tenacidad y la inagotable energía de su directora Ina Karura.

La reciente presentación del MKAC en el congreso Slactions 2009 (Research Conference in the Second Life World. Life, imagination and work using metaverse platforms  http://www.slactions.org/slactions.php?s=Local_Chapters&ss=Portugal_Braga…) es buena prueba de esta progresión y de la proyección que ha obtenido, rotundamente confirmada ahora mismo con esta primera cumbre de arte latinoamericano. Cumbre y cima. Cumbre en tanto que reunión importante y cima puesto que representa la cota mas elevada alcanzada hasta ahora por el MKAC.

El proyecto que hoy, 12 de octubre de 2009, en una fecha tan señalada para toda la comunidad iberoamericana, se hace realidad, reviste una envergadura y una complejidad organizativa muy considerables. Estamos hablando de una exposición en la que participan 44 artistas de 22 países, o sea, que están presentes dos artistas por la casi totalidad de los países de Latinoamérica y España.

En paralelo a la exposición, que permanecerá abierta durante dos meses, hasta Navidades, está previsto celebrar numerosas actividades como conferencias, tertulias, conciertos, etc. Esta previsto, asimismo, dedicar un día especifico a cada uno de los artistas participantes, que de este modo verán incrementada su visibilidad y la proyección de su obra. En definitiva, habrá que permanecer atentos al día a día de esta cumbre, porque a lo largo de estos dos meses nos irá deparando muchas y agradables sorpresas.

Por todas estas razones la denominación “cumbre” nos parece particularmente apropiada. No hablamos de una mera exposición si no de un encuentro importante propiciado por el arte, tal como refleja el lema de la convocatoria, “compartiendo arte”.

Propiciado por el arte y en particular por el Museo Karura Art Centre que de este modo asume un protagonismo destacado como nodo de la comunidad iberoamericana en Second Life.

Antes de ensayar una mínima valoración del contenido artístico de esta primera cumbre de arte latinoamericano quisiera evocar, sin más, uno de sus principales antecedentes. Las bienales hispanoamericanas de arte, de las que se celebraron tres convocatorias. La primera tuvo lugar en Madrid entre 1951 y 1952. La segunda se celebró en La Habana en 1954 y la tercera y última radicó en Barcelona entre finales del año 1955 y principios de 1956. Aunque los tiempos y los contextos actuales son completamente distintos de aquellos, esta cumbre transita por el mismo camino abierto por aquellas bienales.

La selección de arte y artistas latinoamericanos, (incluyendo los españoles), que nos propone Ina Karura en esta cumbre que hoy se inaugura conjuga aportaciones de creadores emergentes con las de artistas de trayectoria bien consolidada. Que nadie busque en esta selección la voluntad de reflejar una presunta identidad del arte latinoamericano o de poner énfasis en una tendencia concreta o en un planteamiento estético determinado. No es este el objetivo de la cumbre, cuyo contenido, si se caracteriza por algo, es precisamente por la variedad y la diversidad. Y por la calidad, por supuesto.

Este es un encuentro plural cuya importancia radica sobre todo en la creación de vínculos entre personas y en poner a prueba la capacidad de Second Life para erigirse en plataforma de proyección artística.

Me permito apuntar que en futuras convocatorias –porque estoy absolutamente convencido de que esta cumbre va a tener una larga continuidad y gran proyección hacia el futuro- sería interesante dedicar algún espacio a la memoria de los grandes maestros del arte iberoamericano.

Volviendo sobre el tema anteriormente apuntado de la identidad del arte iberoamericano creo que es muy importante tener en cuenta que éste no se apoya sobre una tradición como la europea si no que se debate constantemente entre la imposición / adopción de los modelos europeos y la voluntad de proyectar imágenes que lo singularicen y lo distingan.

La identidad o identidades del arte iberoamericano no radican en la superficie, en las temáticas o en los estilos artísticos, si no en el fondo, en unas determinadas formas de entender el arte y su proyección social y cultural, como recurso para entroncar la tradición con la modernidad, lo local con lo global o lo individual con lo colectivo.

Entronque difícil sobe todo si se trata de evitar los tópicos del folclorismo o del localismo. Difícil pero no imposible, como lo demuestra la sabia síntesis alcanzada por los muralistas mexicanos, principalmente Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco y Rufino Tamayo, que reivindicaron y mitificaron lo popular como argumento revolucionario.

Equilibrada síntesis igualmente alcanzada por Frida Kahlo mediante la profunda expresión de su yo doliente, resuelta con un lenguaje que conecta directamente con lo popular, al igual que la pintura de Fernando Botero, que muchas veces parece remitir a aquellas ingenuas pinturas anónimas de los siglos XVIII y XIX, venerables antepasados de la tradición pictórica iberoamericana.

Sin olvidar el indigenismo patente, con matices diversos, en la obra de artistas como Oswaldo Guayasamín, Cándido Portinari o Tarsilia de Amaral. Esta ultima, con sus pinturas antropofágicas, exhortaba a devorar artísticamente al colonizador para apropiarse de sus virtudes y habilidades.

Tampoco quisiera dejar de mencionar el encanto que transmiten las obras del pintor uruguayo de ascendencia italiana, Pedro Figari, cuyo costumbrismo de apariencia casi naif se anticipa pictóricamente a los mundos mágicos recreados literariamente por Gabriel García Márquez.

Pero del mismo modo que estos artistas que acabamos de mencionar y otros muchos como ellos representan la preocupación por la identidad y contribuyen decisivamente a la concreción de la misma mediante sus respectivos universos visuales, son también pilares fundamentales del arte latinoamericano aquellos otros artistas plenamente integrados en las corrientes internacionales de vanguardia, puesto que muchos de ellos actuaron como profetas de la modernidad en sus respectivas áreas de influencia.

Tal es el caso de Rafael Barradas o de Joaquín Torres García, cuya personal interpretación del constructivismo dejó una profunda huella en toda Iberoamérica.

Es también el caso de las diversas conexiones iberoamericanas del surrealismo, patentes en la obra y la trayectoria de artistas como Wifredo Lam, Roberto Matta o Remedios Varo.

Ya en el ámbito de las segundas vanguardias, adquiere importancia capital la aportación de Lucio Fontana con su espacialismo o la significación de la obra de Carlos Cruz Diez, Jesús Rafael Soto o Julio Le Parc que se cuenta entre lo mas destacado del arte cinético a nivel internacional.

No descubrimos nada, al fin y al cabo, al afirmar que tanto en la historia como en el presente, el arte iberoamericano constituye una realidad compleja, plural y diversa. Esta cumbre nos acerca a ella no tan sólo para dárnosla a conocer desde una distancia prudente, en tanto que observadores medianamente distantes, si no invitándonos a adentrarnos en su seno y de este modo conocerla mejor, participando, compartiendo y, lo mas importante, disfrutándola.”

CLAUSURA

Título: “Clausura I CUMBRE DE ARTE LATINOAMERICANA DEL MKAC”

Conferenciante: Directora del Museo

Fecha: 23 de diciembre de 2009

Hora: 23,30 h.

Lugar: Salón Alegret, (MUSEO KARURA ART CENTRE)

“Compartiendo Arte” ha sido el nombre de la I CUMBRE DE ARTE LATINOMARICANO DEL MUSEO KARURA ART CENTRE” y el nombre que elegí para ella incluso antes de escribir, sobre el papel en el iba desgranar todas las partes de que constaría, la primera palabra de su programación.

Si mi memoria no me falla, creo que fue elegido al día siguiente de haber decidido organizar esta exposición y semanas antes de escribir mi primer e-mail camino a Perú aquel 22 de abril de este año que está a punto de finalizar. Nunca fue un título provisional a la espera de encontrar o que apareciera otro mejor; era el título definitivo para ella aunque quedaran por delante muchos meses de preparación.

A medida que pasaba el tiempo, me reafirmaba en su elección y ahora, en el momento de su clausura sé, con más firmeza si cabe, que no hubiera podido elegir otro mejor.

Lo que yo no sabía al comenzar a prepararla, es que iba a compartir algo más que arte con 44 artistas y con todos vosotros. No sé muy bien que calificativo adjudicarle al cúmulo de vivencias que he experimentado con cada uno de ellos, con todos ellos en su conjunto y con la preparación y realización de esta cumbre de arte latinoamericana.

Creo que el único adjetivo con el que puedo definirlo es el de hermoso.

Si ya es hermoso contemplar arte y admirar la belleza, si ya es hermoso dar, ofrecer, gestionar y compartir arte, lo es mucho más que 44 artistas confíen en una persona y depositen en ella su total confianza.

Aprendí arte, aprendí a conciliar y a respetar, aprendí a ser un poco más tolerante y aprendí que, por muy utópico que parezca un proyecto  siempre es alcanzable si se trabaja duro y mucho en llevarlo a cabo.

A pesar del esfuerzo y del tiempo invertido en él, no voy a negaros que ya pienso en la II CUMBRE DE ARTE LATINOMERICA DEL MUSEO KARURA ART CENTRE. Pienso en ella porque estoy satisfecha del resultado de esta primera y porque, a medida que pasaban las semanas desde aquel 22 de abril, me he enriquecido a nivel personal y 44 personas han dejado algo de ellas en mi y en mi corazón.

Sin embargo, vivo en estos momentos una especie de yin y de yan; unas emociones contradictorias porque, a pesar de estar contenta de haber podido mostraros el arte de muchos artistas y de haber recibido sus felicitaciones y las de muchísimos de vosotros, esta experiencia ha finalizado y siento una felicidad agridulce en la que la alegría y la tristeza se entremezclan.

Son varias las preguntas que me hago y los interrogantes que se abren y creo que no tengo respuesta para ninguno de ellos porque el futuro es impredecible. Sin embargo, un evento tan enriquecedor y hermoso para mi no puedo finalizarlo con tristeza ni nostalgia, así que me quedaré con la parte feliz que es el haberos ofrecido arte, el haber dado a conocer a 44 artistas y su obra artística a muchas personas y el conocimiento de que entre esas 44 personas he establecido lazos profesionales y, en algunos casos, de incipiente amistad que eran los tres objetivos principales de “Compartiendo Arte”.

Como sabeis, esta cumbre la organicé para conmemorar el “Día de la Hispanidad”, (12 de octubre de 2009), y a lo largo de estas semanas he estado pensando sobre las similitudes entre aquel navegante de 1492 y esta marinera de 2009 y sonreía encontrándolas.

Os aseguro que las similitudes son, salvando las distancias, muchas: ambos navegamos, (uno por el impredecible océano y la otra a través de cables, bits y circuitos informáticos); ambos llevamos riquezas de un continente a otro, (uno en forma de oro, especies… y la otra en forma de arte y sensibilidades); ambos estaban ilusionados y, al mismo tiempo, temerosos ante la incertidumbre sobre el futuro y el éxito o no de su empresa; ambos mostraron a los demás sus tesoros y ambos fueron objeto de críticas y parabienes.

Para ambos, su aventura tuvo un final y mientras la carabela “La Niña” arribó en el puerto de Lisboa; el navío “COMPARTIENDO ARTE” arribó en un puerto llamado MUSEO KARURA ART CENTRE.

¿La tripulación de ambos barcos? Desconozco como sería la tripulación de “La Niña”, pero sobre la tripulación del navío “COMPARTIENDO ARTE” sí que puedo transmitiros que ha sido una tripulación de auténtico lujo.”

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

A %d blogueros les gusta esto: